Entradas atrás te contaba cositas de los vasos de cerveza, como el flagrante éxito del “Shaker” o pinta americana, también sobre la “genial idea” de servir la cerveza en jarras congeladas; pero no había profundizado en el uso correcto de la cristalería, como han hecho ya en varias web de difusión cervecera. Aun así, quería tenerlo documentado también aquí y, sobre todo, darle una vuelta de tuerca y una visión algo distinta.

A día de hoy existen multitud de tipos de vasos especialmente diseñados para beber el elixir al que llamamos cerveza: tenemos los vasos del súper o de los chinos, los que las marcas encargan especialmente y son caramelitos para los coleccionistas, y finalmente, los que, lleven logotipo o no, son ideales para la cerveza que estemos bebiendo. Pero claro, me dirás, ¿en qué te basas para decidir si son los adecuados o no? Pues fácil, igual que las cervezas que bebemos tienen diferentes cualidades, existen vasos que las potencian, o las echan a perder, simplemente eso. Luego, lo que hay que hacer es sencillamente elegir aquellos que te permitan apreciar esas cualidades, pero ¿cómo? Sin duda, lo primero es conocer un poco la cerveza que te vas a tomar. No hace falta que la hayas probado, solo que tengas una idea de por dónde va o simplemente de qué estilo se trata.

Como decía, son muchos vasos para ponerlos aquí, pero me voy a centrar en los que yo tendría en casa y que son adecuados para la mayoría de cervezas que más se suelen beber en la actualidad:

Vaso Pilsner, ejemplo (Spiegelau)

Pilsner

Para qué nos vamos a engañar, el estilo más consumido a nivel mundial es Pilsner, Pilsen, Pilsener (o cómo se diga en el idioma que quieran los productores). Es un estilo de baja fermentación o lager, son cervezas cuya temperatura de consumo es bastante baja, de una carbonatación media alta y de un color tirando a rubio clarito, pero esto último no es importante para la elección. En la foto podrás ver un ejemplo de vaso para este estilo, y como digo, no es un estándar, solo una opción. Lo que tienes que buscar para este estilo de cerveza es un vaso moderadamente estrecho y que favorezca la liberación del carbónico, eso sí, ten cuidado al servir con la espuma. Estas cervezas no suelen tener aromas muy lupulados y predominan los cereales, que no son muy volátiles, así que no hay que preocuparse por retenerlos. Existe también una variación un poco más ancha del vaso de la foto, que es el vaso para Lager, adecuado también para Ales inglesas, aunque estas últimas tienen su propio vaso en realidad, básicamente ancho y de gran capacidad.

Vaso Weizen, ejemplo (Spiegelau)

Weizen

Además de las típicas Lager, también se beben cantidades ingentes de cervezas de trigo. Las famosas Weissbier (Hefeweizen) o Dunkel Weissbier, rubias, las primeras y más oscuras las segundas. Son estilos en los que empiezan a predominar aromas, sobre todos los ésteres y fenoles que dan lugar al famoso plátano y el rebuscado clavo. De nuevo se trata de un vaso alto pero ligeramente cerrado en la parte superior. La altura se busca también por el tema de la carbonatación y el que se cierre ligeramente es para concentrar los aromas. Son vasos de grandes capacidades, adaptados para las capacidades estándar de 0,5L en las que vienen estas variedades alemanas. Vuelvo a comentar que la foto es de un vaso de ejemplo, porque seguro que ya tienes uno muy similar. Son tan fáciles de encontrar porque la mayoría de marcas conocidas los regalan con packs en las grandes superficies.

Cáliz (Xbrewx)

Cáliz

En los tiempos que corren de revolución del craft (y del lúpulo), los estilos trapenses belgas, tan codiciados hace unas décadas no están demasiado de moda, pero aun así, personalmente, y creo que no estoy solo, los sigo bebiendo de vez en cuando. Si no estás muy metido de lleno en este movimiento, posiblemente sigas comprando tus botellitas en las grandes superficies, porque la verdad, son muy fáciles de encontrar. Y, de hecho, es probable que hayas conseguido un vaso como el de la foto con algún pack. Se trata de una copa o cáliz de boca muy ancha, y tienen su porqué: estos estilos son muy aromáticos y si se concentraran todas las notas no se apreciaría ninguna, además también pecan de carbonatación y este tipo de vaso ayuda a crear una buena capa de espuma sin llegar a ser excesiva como ocurriría en un recipiente más estrecho. Mi consejo es para las Tripel, una copa un poco más estrecha, y para las Quadruppel, una más ancha.

Copa TEKU

Teku

Dejando atrás los vasos típicos, y que son muy fáciles de conseguir incluso con el logotipo de tu marca favorita, paso al invento en cristalería del siglo XXI, la copa TEKU. Es de lo más versátil (y útil, ojo) que te puedes encontrar en cristalería a día de hoy. Se trata de copas muy interesantes para hacer catas, ya que (sin servir hasta el borde como en la foto) permiten concentrar muchos aromas debido al efecto chimenea. Si no te puedes permitir una colección de vasos, creo que esta copa es condición suficiente. Ideal para estilos lupulados y aromáticos como IPAs e IIPAs, pero incluso también para estilos más oscuros como Porters y Stouts no demasiado fuertes, porque para ello existe otro vasito que les va como anillo al dedo. (Vale para todo, para las fuertes también, y aunque no es la más adecuada, no está para nada mal.)

Craft Master One o Spiegelau IPA

Estos dos vasos que te presento ahora (Craft Master One a la izq. y Spiegelau IPA a la dcha.) son un must have para todo hophead que se precie, vale que no son de lo más barato, pero es que están diseñados especialmente para beber IPAs. Estilo, que por otra parte, está triunfando de forma escandalosa a nivel mundial (explicaré el que yo creo el porqué en alguna entrada próximamente). Como iba diciendo, concentran los aromas de los lúpulos de una forma metódicamente estudiada y una vez que llegas a ellos ya no los puedes sacar de tu vida, digamos que SÍ se nota la diferencia, sobre todo si estás acostumbrado al Shaker o incluso al Nonic (pinta inglesa).

Copa Snifter, ejemplo (Stone Brew.)

Snifter

Anteriormente había comentado que existían vasos, o en este caso copas, especiales para los estilos más fuertes. Así es, para un buen petróleo un buen Snifter, no hay más, bueno sí, está el hijo pródigo entre la Tulip y el Snifter (como el de la foto) que a mí, personalmente, me gusta más. Las Imperial Stout son unas cervezas especialmente alcohólicas y con bastante cuerpo; a medida que se van calentando, los matices se incrementan y digamos, que esta copa favorece que los puedas percibir. Por su forma, ancha y redondeada en la base, y más estrecha en la boca, además de un tallo corto, hace muy bien el efecto chimenea. Por otro lado, al cogerla con la mano, envolviendo la base redonda hace que se adecue más rápidamente a la temperatura óptima de consumo, donde los aromas y los sabores se perciben completamente. Creo que si te gustan estos estilos oscuros, deberías hacerte con una, merece bastante la pena. Es posible también, emplear este tipo de copa para las Doble IPAs, pero ahí ya no recomiendo la misma forma de agarrarla.


IMG_4690.JPG
Copa Catavinos del MASH (CervexaIndie)

Catavinos

Me voy a contradecir un poco respecto a lo que venía contando al principio, porque esta copa no es ni mucho menos necesaria, pero está muy bien para compartir y es bastante versátil. Además si te gustan los olorosos o los vinos dulces te vendrá genial.

Vaso de Tilquin

Lambic

Por último, quiero aclarar que no he hablado hasta el final de vasos para cervezas tipo Lambic, ya que existen multitud de ellos y no hay un estándar, aunque lo normal sea emplear una copa tipo flauta (como las del cava) o un vaso como el de Gueuze Tilquin, pero en este último caso ya puedes ver que el de tipo pilsner que hablaba al principio es perfectamente equiparable. Las Gueuzes o las Kriek son cervezas bastante gaseosas y por ello volvemos a requerir vasos estrechos. Lo ideal es establecer una relación entre las características de la cerveza a beber y las del vaso, como decía al principio.


Hasta aquí lo que yo tendría en casa (obviando el paréntesis entre líneas, salvo que te encanten esos dos como a mí), y no hay mucho más que contar. Hablar sobre los vasos tipo merchandising que muchas marcas venden y son geniales para regalos, creo que no merece la pena, porque es que además, la mayoría no son nada prácticos. Mírese el ejemplo de Kwak. “No hay más preguntas, Señoría”

Vaso “mamotreto” de Kwak

Y dicho lo cual, me despido.

PRÖST!

5 comentarios en “El porqué de los vasos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s