De esto que coges una cerveza de la nevera, para endulzar la tarde, un petrolaco de estos que para comer no te animas, por si acaso. En tiempos de estudio, que hay momentos en los que necesitas inspiración. Pues eso, una botella que ni siquiera has elegido tú, que te han recomendado (o en este caso parte del lote mensual de Craft Crew Club), pero dices, en algún momento habrá que probarla, ¿no? Y ahora puede ser una buena ocasión.

La dejas atemperar un poco, unos 5 o 10 minutos (en mi caso han sido cinco porque tenía sed, pero ha ido mejorando con la temperatura) para servirla, con las Stout (o Imperial Stout) o haces eso o te quedas sin la mayor parte de los sabores/aromas, aunque cada vez sea más presente la sensación licorosa.

Marrón muy oscuro con reflejos rojizos se presenta esta 3 Bean Stout que los señores de Lervig han producido en colaboración con la cervecera brasileña WAY beer. En la etiqueta explican un poco cómo ha surgido esta locura, y es básicamente que unos brasileños se acercaron a Noruega a elaborar una Stout desmesurada. Así que, al hilo de los gigantes decidimos plantar unas judías mágicas…

 A few Brazilian brewers came all the “way” to Norway to brew a Giant of a Stout. Keeping in line with giants we tossed a few magic beans in the brew for good measure… Plant the magic beans.

En inglés tiene su coña, me caen bien estos de Lervig, como Oscar Falken, que pone unos mensajes en las etiquetas que me parecen la hostia.

3bean_produkt

Pero sigo… Inocente de mí le saqué la chapa al botellín y serví la birra en cuestión en un vaso, que he de decir no era el más adecuado (me ofrezco voluntario para hacer una prueba vitalicia de un kit Spiegelau, si alguien se anima a regalármelo…), pero no estaba muy alejado del ideal tampoco (vaso de pinta del IKEA). Según la iba sirviendo todavía no imaginaba lo que venía inmediatamente después… He de decir que la espuma no es demasiado persitente, de hecho es casi inexistente, pero cuando aparece es de burbuja muy fina y color marrón botella.

Nada más acercar el vaso a la nariz creo que experimenté una sensación increíblemente placentera, ¿qué era ese aroma? ¿Las habas Toska, el cacao o la vainilla? Supongo que la combinación, pero desde luego no era algo habitual… Procedí a ingerir el contenido del vaso, y para mi grata sorpresa, el sabor era acorde al aroma o incluso mejor. Siendo un poco técnicos, se trata de una cerveza muy dulce y aterciopelada en boca. Se puede intuir un aroma a canela que se forma tras la combinación de la vainilla, el cacao y las habas toska, unas semillas que no se suelen utilizar normalmente para elaborar cerveza, pero que le aportan un toque exótico increíble.

Según se va calentando el elixir se incrementa como decía al principio la sensación de alcohol en nariz, no tanto en boca, pero lo cierto es que el 13% ABV que tiene no te “pega una bofetada” instantánea. Los IBUs, para los interesados creo que no los contemplan, pero bueno, ni que dijeran mucho tampoco… Si quieres saber mi opinión sobre los IBUs echa un ojo a este artículo escrito por “el becario”.

En resumen, he flipado sensorial y extra-sensorialmente (ya se que suena un poco raro) con esta birra, y la recomiendo al 100% a todos los amantes de un buen petróleo. Me ha alegrado la tarde, la verdad.

Skål !

P.D.: el saludo incomprensible significa brindar en noruego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s