El jueves pasado tuve la oportunidad de probar una serie de cervezas top que, la verdad, me sorprendieron muy gratamente. Todo sucedió en mi tienda habitual que ya conocerás si has leído alguna entrada del blog, Labirratorium, y si no, pues no sé a qué esperas…

El maestro David Gago, con quien realicé mi primera cata de cervezas tipo Festbier o típicas de la famosa Oktoberfest, cedió su puesto a la última incorporación de la plantilla, David González. He de decir que se trató de una cata tranquila (éramos pocos) y muy bien llevada, felicitaciones al maestro de Hop Wear.

Llegué con mucha sed a la tienda tras haberme intentado beber en casa una Marzenbier Marzen, que estaba estropeada. Así que me pimplé media pinta de la pilsner de Pivovar que tenían de grifo hasta la semana pasada, para sorpresa del grande Alfre, que no se fiaba de mi integridad post-cata. Además incité a hacerlo a otro de los participantes de la cata, que andaba por allí ojeando birras cual búho posado en rama de árbol una noche despejada.

Un poco más tarde de lo esperado comenzó la cata, y posteriormente llegaron los miembros menos experimentados de la mesa.

Inciso: si no has probado nunca una IPA, o tu amigo al que quieres introducir en el mundillo para que te acompañe a eventos y demás, no lo ha hecho, por favor, regálale/te una cata de iniciación y no hagas que se desperdicie una sola gota de elixir danés.

La primera de las birras fue la codiciaGreed, una Pilsner con lúpulos europeos que está hecha para beberse un barril directamente. De hecho la descripción en su etiqueta dice algo así como: “Le preguntamos al sabelotodo de nuestro director de marketing que qué cerveza sería la mejor para representar la codicia. En un instante respondió: hagamos lo que hacen los grandes, una birra barata y vendámosla a un precio de la leche”. Sin más, estaba buena, pero no la elegiría porque sería pecar (de rico) y hay ejemplos mucho mejores en su estilo.

IMG_3270

Seguidamente, la pereza o Sloth se posó en la mesa, una APA a la que le echaron demasiado lúpulo por no guardar el sobrante, era demasiado movimiento. También dicen en la etiqueta que fueron vagos diseñando la receta: una malta, un lúpulo; para qué pensar más. Bastante buena aunque amarga, no apta para principiantes.

IMG_3272

No sé si sería coincidencia la aparición de la iraWrath con que sujetos presentes en la sala hubieran vertido el contenido de sus copas en la jarra de deshechos o por qué sería, la cosa es que fue la siguiente. Maravillado me quedé tras el primer sorbo… Como ellos dicen están de moda, (aunque a mí no me suelen gustar) así que, ¿por qué no envejecerla en un barril de Pinot Noir? Así se quedó de buena, repetiría unas trescientas veces aprox…

IMG_3274

Para notas de cata están las entradas de reseñas, y ya hago muchas para El Jardín, así que comprende que solo dé una nota general basada en mi opinión. Y ya sé que puede que a estas alturas de entradas solo te esté dando envidiaEnvy, pero es que es la siguiente de la lista. Se trata nada más y nada menos que de una West Coast IPA, bastante lupulada, come era de esperar, y también vertida en la jarra maldita por algunos especímenes de la mesa. Yo los comprendo, es que es normal, me dan a mí una birra de 80 IBUs por primera vez y la dejo en el vaso… He de decir a su favor que era bastante amarga, pero estaba rica.

IMG_3276

La lujuria Lust, era la siguiente de la serie. Una Belgian Strong Ale, para ir calentito durante un rato. Declaran en la etiqueta que durante la elaboración de esta cerveza, el personal de la fábrica entró en un estado sensual y hubo muchos chupetones de mejilla implicados… Yo no digo nada, pero lo digo todo (para ligar esta cerveza es ideal, dulce y resultona, léase que emborracha mucho). Para mí no es una cerveza que volvería a beber, demasiado dulce y empalagosa.

IMG_3278

Acercándose al final, solo a un paso de la cena, llegó la gulaGluttony, una DIPA excelente y que recomiendo. “La moderación no está en nuestro diccionario”, dicen en la etiqueta, y es verdad: 310 IBUs (ya sabes lo que opino de los IBUs si no mira en El jardín) y 9,4% ABV [colóquese aquí emoji de sorpresa con ojos en blanco y cara cuasi azul]. Desde luego se hacen justicia diciendo que para ellos la gula es considerada una virtud más que un pecado, al menos en cuanto al lúpulo se refiera. Para repetir sin duda.

IMG_3281

Por último, y a punto de quererme quedar sentado en la silla (por pura necesidad) llegó la soberbia Pride. Una Imperial Stout digna de culminar cualquier cata que se precie, elaborada con unas cuantas maltas que formaron un mosto que luego herviría durante 6 horas. Yo me quedé sin palabras, también es verdad que llega un punto que te saturas, pero sí que repetiría.

IMG_3283

Poco más que añadir… Ah, sí, que si no llega a ser por los pinchos de salchichón, patatas fritas y frutos secos que nos fueron proporcionando a lo largo de la cata, y los Rigatoni ai 4 formaggi que engullí con la misma gula que la doble IPA, ese día no duermo. Recomiendo encarecidamente la experiencia, son cervezas que se han de probar al menos una vez, y mejor si te las explican mientras. Mi sugerencia es que se vayan maridando las birras con algo sólido (más que los aperitivos que yo tomé) para que sienten mejor al estómago.

Nos vemos en la próxima. ¡CHEERS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s